domingo, 25 de septiembre de 2011

Viaje por la música Iberoamericana: Invisible - El jardín de los presentes

Puntuación: 4.5/5
Es fácil entrever que la persona que elaboró la lista de los 250 Iberoamericanos es argentina, y también que es fan de Luis Alberto Spinetta. ¿Será preferitismo del autor, o será que en realidad este artista merece ser frecuentado numerosas veces en esta lista? Ya me había introducido a su música con Peluson of Milk, disco que hizo ya entrados los años de su carrera musical. Pelusón era un buen álbum, pero nada para obligar a mis conocidos a escuchar, por otro lado, El Jardín de los presentes, el tercer disco publicado por Spinetta bajo el nombre de Invisible, si que esta a otro nivel.


Invisible - Alarma entre los ángeles






Invisible fue formada alla por 1973, luego de que Spinetta descontinuara su trabajo con Pescado Rabioso. Publicado en tres años tras la formación de la banda, El jardín de los presentes fue el último trabajo realizado por el conjunto, Spinetta sintiendose obligado de cambiar de piel cada cierto número de años. No he escuchado los primeros discos (cosa que tengo planeado hacer), pero este es considerado el mejor, y es fácil ver porque. En la línea de los discos progresivos de los 70s, Invisible lleva el sello de Yes, con la voz chillante de Spinetta, guitarrazos también chillantes (vease Alarma entre los ángeles), y letras triviales, El jardín consigue ser uno de los mejores discos de rock progresivo que he escuchado, independientemente del idioma. Cosa a notar es que el álbum evita caer en los tan famosos excesos del género y aún suena como un disco muy actual.

Puede que me equivoque en cuanto a la historia, pero me parece que esta trata del Capitán Beto, quien se ha aventurado en su nave espacial hacia un lugar desconocido, el cual no puedo evitar pensar que es "el cielo", y que este viaje en sí, es la muerte misma. La historia puede parecernos un tanto tontona, pero al dejar correr el disco, entraremos de lleno en lo que nos pinta la banda, tanto así, que sentiremos haber encontrado la paz una vez que en la última canción se nos avise que hemos llegado. Bienvenidos al jardín de los presentes.



Invisible - El jardín de los presentes (1976)

No hay comentarios: