miércoles, 27 de febrero de 2013

The Smiths - The Queen is Dead (1986)

De la bóveda de mis borradores sin publicar, retomo esta entry de principios del 2011, uno de mis tantos proyectos en lo que pensaba compartir mis discos favoritos. He decidido retomar este proyecto (eso es lo bueno de no recibir ningún de exigencia ni remuneración en esto de bloggear), pero esta entrada la publicaré tal como estaba. No mucho ha cambiado XD. Acá pueden ver los posts anteriores, Pinkerton, Dark Side of the Moon y Astral Weeks.

Pues si, tal parece que en tres dias y aun nadie ha hecho una sola descarga de los discos que me he tomado la molestia de subir, bueno RIAA aun no tienen de que preocuparse, pero espero ya pronto alguien se de cuenta de la mina de oro que estoy poniendo. En otra ocasion ya hubiera dado por terminado este proyecto, pero resulta que me encuentro muy aburrido y espero esto me distraiga:

Album #4: The Smiths - The Queen is Dead (1986)

The Smiths - The Queen Is Dead

Si notan en mi primer post de esta serie, el de Pinkerton hace un par de dias, empeze por darle al disco una puntuacion de estrellas (*****), sin embargo, poco sentido tiene recalcar eso, cuando estoy posteando exclusivamente, la lista de mis discos favoritos de todos los tiempos. Seria redundante ponerme a decir que estos discos tienen 5 estrellas, cuando estan tan alto en mi lista. Asi que si, The Queen is Dead, el tercer trabajo de los cuatro discos que grabaron THe Smiths, mi banda favorita, es "The Smiths at its finest", THe Smiths en lo mas alto de su carrera.

The Smiths son mi banda favorita, y se que deben ser el tipo de banda favorita de muchos adolescentes desde los años 80s. La banda principalmente se debe al grandioso trabajo con las guitarras de Johnny Marr, y por supuesto, las letras de las canciones y la personalidad del lider de la banda, Steven Patrick Morrissey, mejor conocido simplemente como Morrissey o Moz. Luego de la separacion de THe Smiths, Moz ha tenido una exitosa carrera como solista, y todo lo que ha escrito se lo debe a su explotacion de los sentimientos de alienacion que todos sentimos en nuestra juventud, unos mas que otros. Aparte de esto, Morrissey siempre ha sido un misterio, su forma de ser, su sexualidad, sus declaraciones y constantes peleas con los medios, los criticos, los jueces y por supuesto, sus ex-compañeros de banda, cosa que deja como muy improbable el sueño de muchos, la reunion de la banda.

Hablando del disco en especifico, es simplemente una joya, 10 canciones que cualquier banda hubiese deseado haber podido escribir. Claramente hay algunos numeros mejores que los otros, pero esto simplemente por la grandeza de temas como "I Know It's Over", considerada por muchos como la cancion break-up por excelencia, Moz deja ahi una de sus mejores performances vocales, "Bigmouth Strikes Again" es otra buena cancion y por supuesto, el accomplishment mas grande de toda la carrera de The Smiths, "There is a Light That Never Goes Out", seriamente, una de las mejores canciones jamas escritas, Beethoven y Mozart incluidos. Pero si, este es el mejor disco de The Smiths por su consistencia, vale la pena oirlo de principio a fin. Oíganlo acá.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Christopher Owens: La belleza está en el ojo de quien lo ve



El tiempo sigue y el año avanza. Poco a poco, las responsabilidades de la vida me acongojan, y poco tiempo me queda para ponerme a bloggear. Tenía planeado para este 14 de febrero, dedicar un artículo en memoria a Brian Guillén, amigo que nos dejó el año pasado, y luego pasar el resto de la noche escuchando y bloggeando sobre cada una de las 69 canciones de amor del disco clásico de Magnetic Fields (pensandolo bien, aún debo hacerlo). Al final resultó ser un día muy ocupado, y llegué a mi casa luego de una insatisfactoria sesión de fútbol. Y bueno, ya en poco tiempo entramos a lo que es el tercer mes del año, y me alegra decir que mi acumulación de música de este 2013 aún parece "escuchable" en cuanto a cantidad.

Girls - Vomit


Después del Fade de Yo la Tengo, el segundo disco publicado este año que sentí la necesidad de escuchar fue el debut como solista de Christopher Owens. Quienes me conozcan bien, y a juzgar por este dato, son pocos o ninguno, los que saben que la banda conocida como Girls es probablemente mi artista nuevo favorito de los últimos 5 años. Publicando su primer trabajo "Album" en 2009, y un EP al año siguiente, Girls no llamó mi atención hasta su segundo lanzamiento, el excelente Father, Son & Holy Ghost, el cual sigue siendo mi disco favorito del 2011. Después repasé su catalogo y me terminaron de ganar. Sin embargo, para el momento que Girls repentinamente anunció su separación en julio del año pasado, la banda era un dueto compuesto por Owens y Chet "JR" White. "El día de los inocentes fue como hace tres meses" le twittie a @Chri55yBaby cuando me enteré de la noticia. Tengalo por seguro que estaba molesto que mi "nueva banda favorita" diera un alto con tan solo 29 canciones en mi iTunes.

Sin embargo, una vez que leí la entrevista a Christopher Owens en Pitchfork, decidí perdonarlo. White, responsable de brindarle un sonido épico a canciones como Vomit (probablemente lo mejor que Girls alcanzó sónicamente), estuvo de acuerdo con la separación, decidiendo concentrarse en la producción musical. Owens por otro lado, cuya vida poco convencional y hasta cierto punto trágica (su hermano murió porque sus padres pertenecían a un culto que prohibía el uso de medicina tradicional), y una vida publica de abuso de sustancias, sentía que tenía que exorcisar sus demonios en un disco conceptual, y es así como este año nos trae Lysandre.

Christopher Owens - Everywhere You Knew


Yo la verdad tengo cierto problema con los discos conceptuales, pues tiendo a escucharlos como un disco sin concepto. Ignoro realmente de que trata Lysandre, pero me da una idea de que tiene que ver con la vida de Owens en el ámbito musical, una vez que llego a la "fama" y que le tocó andar de gira. Es evidente también que hay un concepto en juego, cuando sentimos un sonido constante durante el disco, y menos "genre-jumping", y flautas a lo Jethro Tull por aquí, un saxofón estilo Steely Dan por allá. Si bien seguiré diciendo que extraño a JR, lo cierto es que Christopher Owens, sus letras y su "intimate delivery" eran el núcleo atractivo de Girls. Aquí seguimos teniendo eso, acoplado de buenas melodías que han hecho que mucha gente compare a Owens con grandes de la música como Kurt Cobain o Elliott Smith.

Ya no culpo a Christopher Owens por haber dado Girls por terminado. Si bien Lysandre fácilmente es mi menos favorito de sus lanzamientos hasta la fecha, no es nada malo, y a juzgar por las declaraciones del músico, éste es el primero de muchos más.

Christopher Owens - Lysandre (2013)

domingo, 10 de febrero de 2013

SILVA: Hablando en serio, ¿una lista de lo mejor de 2012?


Ya habiendo entrado de lleno en el mes de febrero de 2013, parece un tanto vano el que me ponga a armar una lista de los mejores discos del 2012, más aún cuando los meses han pasado y aún me he visto imposibilitado de escuchar cuidadosamente gran parte de los discos que voy acumulando. Al ser tan obsesivo con la música como mi persona, los buenos discos requieren ser no solamente buenos e intrigantes, sino también, a veces, inmediatos. Algo que te agarre de tus entrañas desde el primer momento que le das play (llamese, el nuevo disco de My Bloody Valentine). Guíado por la lista de fin de año de Club Fonograma, logré agregar a mi ya extensa lista de lanzamientos un poco de sabor latino. De los 13 discos que seleccione con la ayuda de Soundcloud, puedo decir que Claridao, el disco debut del artista brasileño conocido como SILVA, es el que más me ha cautivado.

Me agrada traerles este artista, por el simple hecho de que estoy seguro que la mayoría de quienes visitan mi blog nunca lo han escuchado, y por el hecho de que su propuesta resulta tan instantaneamente digerible, al igual que compleja. SILVA básicamente es un artista electrónico; autor de un pop carismático, que toma prestado de sus raíces brasileñas. La música brasileña es conocida por ser altamente rica y estimulante, y las mezclas de sonido de SILVA, quien toca en este disco un increíble repertorio de instrumentos, le dan un toque de modernidad a aquello que hizo que artistas como Caetano Veloso le diera la vuelta al mundo.

SILVA - Falando Serio


De alegre a melancólico; de pasivo a movido; de acordes electrónicos a la voz de María Callas. Lucio Silva ha estado levantando polvo en Brasil, y no hay razón por la que no lo haga acá. Cada una de las personas con quien he compartido este artista han tenido comentarios positivos. Desde "eso suena bien", o "Nadie iguala el gusto de los brasileños". Podría seguir hablando, pero dejaré que SILVA lo haga  por mí:

SILVA - Claridao (2012)


sábado, 2 de febrero de 2013

A veces los buenos días se desvanecen


No se distraigan por el título, es solamente una traducción literal del nombre de su décimo disco de estudio [Fade]. Cabe resaltar que dicho nombre no se debe a que la banda se este desintegrando, ni mucho menos a un bajón en la calidad de su música. Yo La Tengo fácilmente se han convertido en una de las bandas más regulares, con más de 20 años ya en el juego. Y aunque para esta reseña debería enfocarme en su música, probablemente me resulte un poco difícil disvincularlos de mi reciente vida personal. Poco me hubiera imaginado cuando los oí por primera vez, con su disco de 2009, Popular Songs, que me enamoraría de la banda [hay cierto debate dentro de mí sobre si la preposición adecuada en ese último fragmento era "de" o "con", pero dado a que ese es un verbo de alto calibre, prefiero cualquier día de la semana aplicárselo a un artista y no a una persona en particular]. De cualquier manera, quienes frecuenten mi blog ya sabrán que recientemente escogí la canción Autumn Sweater como "la perfecta canción de amor"; algo que sin duda es debatible al analizar la letra de la canción.

Autumn Sweater (1997)


De cualquier manera, hablar de Yo La Tengo es hablar de las posibilidades de encontrarle sentido a la vida en el querer a otra persona. Suena corny, lo sé, pero un blogger en Stereogum recientemente analizaba la relación dentro de la banda, y como esta ha logrado permanecer activa por más de 20 años. Sin duda que mezclar las relaciones laborales con las personales resulta algo complicado, sin embargo, Georgia Hubley e Ira Kaplan han logrado permanecer juntos por más de 29 años, y de una forma que a nosotros como audiencia, nos parece productiva, pues frecuentemente, con cada disco que la banda saca, encontramos verdaderamente tiernas e inspiradoras canciones de amor. No precisamente Autumn Sweater, más un himno para los hopeless romantics aficionados de la música indie, pero hay canciones en And Then Nothing Turned Itself Inside Out que han sido usadas en bodas. Antes de ponerme a hablar del disco en sí, debo terminar por expresar mi aprecio a la banda, y a sus integrantes, pues hasta las grandes historias de amor de la música pueden terminar en separación; llamese George Harrison y Patty Boyd (una de mis favoritas  ignorando el final), o Kim Gordon y Thurston Moore, quienes se separaron recientemente tras 27 años de matrimonio. Bueno, shit happens.

Ahora sí, retomando el tema. Al prepararme para esta reseña, no pude evitar volver a visitar lo que se podría considerar su obra maestra, I Can Hear the Hear the Heart Beating as One, su disco de 2007, que en 16 canciones y a través de casi 70 minutos, nos lleva por un sinfin de géneros musicales. Acá, YLT lograrón crear el ruido más hermoso que se pueda oír, una magistral pieza ambiental como Green Arrow, un Bossa Nova digno de cualquier brasileño en Center of Gravity, y otras hermosas composiciones que carece de sentido querer encasillarlas en un género en particular (Autumn Sweater, Stockholm Syndrome, My Little Corner of the World). Seriamente, acabo de revisar si I Can Hear... estaba ya en mi lista de discos favoritos, porque sin duda merece un lugar, pues a pesar de su larga duración, no puedo considerar que tenga ni un solo momento de relleno.

Fade viene a nosotros, más de 15 años después del punto más alto de su carrera, sin embargo, de pocas bandas se puede decir, que han mantenido sus estandares de calidad tan cerca de la cima. Recuerdo que Popular Songs resultaba un disco muy simpático, pero que carecía de cohesión, y que fácilmente podía confundirse con una especie de Greatest Hits. Fade suena increíble. Nuevamente encontramos una gran mezcla de sonidos, que ya es muy propia de la banda. Baladas ruidosas se intercambian con baladas más clásicas y melancólicas, y la banda se beneficia mucho de tener tres cantantes carismáticos. Las canciones se van moviendo por sí solas, y antes que te des cuenta, el disco ha comenzado, y toca la hora de volver a dar play, o de buscar sus discos viejos y adentrarse en el universo, casi de cuento de hadas que Kaplan, Hubley y James McNew han logrado crear.

Es difícil escoger una canción a resaltar. Lo cierto es que nada resulta más memorable que las palabras iniciales de la primera pista: "Sometimes the bad guys go right on top/Sometimes the good guys lose". Pero hay mucho más por seguir descubriendo en Fade. Yo los dejo con mi canción preferida del disco, y los invito a que le den click a donde dice DISCO, debajo de la foto del álbum. Cuídense muchachos, y que los buenos días no se desvanezcan :)

Stupid Things (2013)


Yo La Tengo - Fade (2013)