jueves, 13 de diciembre de 2012

Este año en el Metal...

Ok, así que las listas de fin de año comienzan a aparecer, e igual que cada diciembre de los últimos tres años (Considero que en 2009 aún lograba escuchar todo lo que bajaba), me veo sepultado bajo gigabytes de música apenas revisada. Guiándome principalmente por la página Pitchfork.com, la ocasional curiosidad propia y uno que otro éxito comercial (aunque no hayan sido tan amados por la crítica), he logrado acumular  cerca de 80 discos de estudio, sin contar unas 10+ en lo que respecta a EPs, compilaciones y discos en vivo. Sí, conociéndome, a pesar de tener bastante tiempo por estos días, es probable que mi lista de lo mejor del año no vea la luz hasta enero. Por ahora, he decidido seguir ampliando mi lista, en un par de géneros que con los años han perdido protagonismo en mi colección.

Comenzamos con el metal, un género del que constantemente me veo hablando en reuniones; platicando sobre como solía escuchar más metal antes, pero que una vez que expandí mi gusto musical, pasó a un segundo plano. Cuento como la música pesada parecía tener un poco más de relevancia con la energía de la adolescencia, y como ahora cuando sentía ganas de oír metal, simplemente recurría a los clásicos, llámese Master of Puppets, Painkiller o un Live After Death, y si la ocasión ameritaba algo un poco más extremo, pues siempre existe un Reign in Blood o un Vulgar Display of Power. Y aún en mis "días metaleros", siempre  buscaba los clásicos, estando muy poco al tanto de las tendencias más recientes. Tanto así que probablemente las dos de las únicas bandas de mi agrado de los últimos años que podría nombrar son los Deftones y Mastodon. Así que cuando a principios de este mes se empezaron a publicar las listas de fin de año, la revista de metal Decibel, fue de las primeras en pronunciarse. He aquí lo que pienso de los primeras tres posiciones en dicho conteo (Vale decir que puede que ameritase escuchar más los discos antes de opinar):

3. Evoken - Atra Mors

Provenientes de Nueva Jersey, ciudad afectada este año por el huracán Sandy (no realtion whatsoever -_-), nos viene esta ya veterana banda de Funeral Doom Metal, que lleva por nombre Evoken. Atra Mors es su quinto disco de estudio, y su traducción del latín es la de "Muerte Negra". Para alguien alejado de la escena, cuan más largo es el nombre del género que representan, más ridículo me parece, pero de cierta forma me trago la estética de este disco, que logra crear una buena atmósfera. Las partes vocalizadas que tanto me cuesta acostumbrar y tomarme en serio, son esporádicas, y disfruto más del disco cuando estás no aparecen. Lo admito, Evoken está fuera de mi zona de comfort musical, pero aún así puedo decir que Atra Mors es un trabajo bien logrado, más cuando se toma en cuenta que ha estado 5 años en el horno, y que es el primer disco desde que partiese su guitarrista fundador.

Evoken - Atra Mors


2. Converge - All We Love We Leave Behind

Ooops, creo que cuando mencioné a Mastodon y a Deftones al principio de la entrada como mis bandas favoritas de metal de los últimos años, olvidé mencionar a Converge, la banda de Hardcore que hace ver a Black Flag como una boy band. Activos de 1994, está banda de Massachussetts logró culminar su sonido con Jane Doe, su disco de 2001. 11 años después, Converge nos trae su octavo disco de estudio, en donde conserva la agresividad que les caracteriza, pero ya un poco reducida para ser más palatable. Jane Doe es un excelente disco, pero no exagero al decir que viene acompañado de un sangrado de nariz. All We Love We Leave Behind también expresa esa violencia pura, y considerando que dura menos de 40 minutos, el escucharlo también resulta ser como una montaña rusa.

Converge - All We Love We Leave Behind (Full Album)


1. Baroness - Yellow & Green


Al igual que hiciera Mastodon el año pasado con The Hunter, Baroness ha dejado un poco atrás la pesadez que les caracteriza, principalmente en cuanto a lo vocal se refiere, optando un sonido más lo Stoner Rock. La atmósfera sigue siendo densa y lodosa, pero ahora la voz sobresale mucho más y se puede llegar a entender lo que se está oyendo. Yellow & Green sigue el patrón de discos en base a colores (Red de 2007 y Blue de 2009), y expande dicha estética a un disco doble. La mayor desventaja del disco es que toma 1 hora con 20 minutos el oírlo en su totalidad, pero no desentona a lo largo de esos 80 minutos, con fragmentos tanto metálicos, como pistas más acústicas y fabulosos tramos progresivos que demuestran la habilidad de los músicos que componen la banda. Fans de los primeros discos pueden quedar desconcertados, yo por mi parte, soy de los nuevos fans que Baroness ha ganado con Yellow & Green.

Baroness - Yellow & Green (Full Album)


Para visualizar la lista de los mejores 40 discos de metal del año según Decibel, hacer clic acá.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Indie Pop Celebration #9: ¿Hay un formato para las buenas canciones?


Pues si de alguna forma ya han logrado llegar hasta este espacio en la web, bien podría aventurarme a pensar en que no hay forma que alguno de los lectores haya podido escapar este año de la canción “We Are Young” de una banda llamada fun. Así, en minúsculas u con un punto al final. Lo que más le puedo criticar a la canción es que haga un uso muy pobre de una artista como Janelle Monaé, reduciendo su “featurette” a unos simples “Na na na”s, pero bueno, a lo largo de sus pretenciosas pero extrañamente carismáticas rimas, junto ocn un coro explosivo, fun. consigue dar con una de las más memorables, y porque no, de las mejores canciones del año (espero este año lograr hacer mis listas de fin de año)

Sin embargo, muy probablemente fun., al menos por estas latitudes, no pasara de ser una curiosidad, una canción que en 5 años tendremos en nuestro celular para recordar el 2012. Seguramente muy pocos saben que Some Nights es ya su segundo álbum, que desde entonces han tenido otras canciones en las listas de popularidad de su país, y probablemente sea de mucho menos de su interés, el saber que fun. solamente se formó años después de la cancelación de un proyecto anterior. The Format se creo en 2001, y su alineación contaba con la presencia de Nate Ruess, el cantante y enfoque creativo de fun.

The Format - Oceans (2006)


Ya solo faltan días para que acabe el año, y a través de los últimos 12 meses he acumulado unos 70 lanzamientos, de donde seguramente me será difícil escoger mis favoritos, y aunque me falta agregar un par de lanzamientos recientes a mi colección (Bish Bosch XD), es muy probable que no llegue a escuchar Some Nights, pero puede que eventualmente lo haga, pues Dog Problems, el disco que lanzó The Format en 2006 ha crecido en mí con cada escucha.

Debería ser un poco obvio que el nombre del primer proyecto de Ruess es al que hace referencia el título de esta entry. ¿Hay un formato para una buena canción? ¿Para un hit single? Ruess parece creer que sí, y plantea su hipótesis en las 12 canciones que componen Dog Problems. Esta puede ser leída como: música alegre, con enfoque en los coros y "uplifting brass sections" (odio el español...). Pues supongo que los sencillos d Dog Problems de alguna forma terminan refutando la idea del formato para un hit, al menos la de Nate. Y en cuanto a lo de "buenas canciones", debo decir que las 12 pistas de Dog Problems son de buena calidad; alegres y te hacen sentir bien. Sin embargo, el planteamiento es obvio; un poco repetitivo, y auqneu no haya nada realmente débil, tampoco encontramos algo que resalte a la We Are Young. Nate Ruess aún necesitaba aprender que las grandes canciones no tienen un esquema, simplemente ocurren. Por eso no es raro que muchas veces escuchemos de parte de los artistas, frases como "por poco y no la incluímos en el disco". Es también por eso que resulta un poco cómico que Ruess haya encontrado la canción por la que seguramente será recordado, una vez que dejo atras el moniker de The Format.

fun. (Feat. Janelle Monaé) - We Are Young

domingo, 2 de diciembre de 2012

Night Shift



Fue hace unas semanas, el día de las elecciones. Era domingo en la noche, y probablemente debí haber estudiado pues seguramente tenía algún examen la semana que se anteponía, sin embargo llevaba ya un par de horas viendo el circo electoral y la mejor manera de culminar la noche parecía ser ir a comer a Denny’s. Llegamos ahí, confiados de que la gente que no soportamos ver en la calle seguramente estaba concentrada en algún hotel esperando los resultados. Nos sentamos, ordenamos unos nachos y yo comí Belgian Waffles, cuando en eso, sonó el celular de mi hermano. No, no era una llamada, era fue la alarma todos los días de esa semana, una alarma a las 8 de la noche, indicando que se preparará para ir a trabajar.

Como ingeniero, mi hermano se encuentra desde el año pasado trabajando en una fábrica, actualmente como supervisor. No hay mucho que decir del trabajo, pero esa semana fue asignado al turno de la noche. En mi familia parece haber cierta trayectoria con turnos nocturnos, especialmente del lado maternal. Mi abuela, enfermera, trabajaba en el turno de la noche, mientras su hijo, mi tío, trabajó muchos años en control de calidad de distintas cervecerías, también en el turno nocturno. Yo por mi parte, también viví una experiencia de meterme con mis ciclos circadianos, cuando crucé el Atlántico a un país con 8 horas de diferencia. Tanto al ir, como al regresar, mi cuerpo se tuvo que acostumbrar al nuevo ciclo de vida, pero no puedo decir que recuerde que haya sido muy difícil.

De cualquier manera, la única razón por la que escribo esta entry, es porque siento que muy pocas veces nos detenemos a pensar en la gente que trabaja en los turnos nocturnos. Hace un par de días que entré a una farmacia a comprar una medicina ya entrada la noche, y me percaté que el mundo no deja de dar vuelta cuando cerramos los ojos. Tanto ahí, como en los hospitales, hay personas que se quedan despiertas, buscando servir en caso que se presente cualquier situación que amerite de su ayuda.

Bueno, mi abuela hace ya más de 10 años que murió, mi tío se jubiló hace un par de años, y mi hermano, tras 2 semanas en el turno de la noche, fue devuelto a la jornada matutina. Aún así, los dejo con una canción de la banda Norteamericana R.E.M., precisamente dedicada a aquellas personas que trabajan de noche, y duermen de día:

R.E.M. - Daysleeper