domingo, 11 de septiembre de 2011

La Conexión Biológica: La Tortuga Golfina (Lepidochelys olivacea)

Puede que por ahí hallan los que se han de preguntar que me hice el fin de semana pasado. La respuesta es que sin planearlo, terminé faltando a dos clases el viernes para poder irme en una excursión, junto con otros compañeros de la carrera de biología a la costa Pacífica de Honduras, la cual no es muy extensa, pero para ser más exacto, diré que fuimos a Punta Ratón. Punta Ratón se localiza a unas 4 horas de la capital, y la razón por la cual íbamos a ese lugar, era para poder observar la "arribada" de las tortugas golfinas a la playa, para poner sus huevos. Se conoce como arribada, a la llegada en grupos de tortugas a la costa, con el fin de depositar sus huevos en la arena. Como es sabienda popular, las tortugas regresan a la playa que los vio nacer, para contribuir al crecimiento de su especie.

Lo cierto es que este es un blog de música, pero no pretendo abrir otro solo para vertir mis pensamientos que nada tienen que ver con compases, así que haré la conexión entre biología y música, compartiendo algunas canciones que hablan sobre, bueno, en este caso, tortugas. No pretendo ser un biólogo todavía, pero espero algún día poder dar información al respecto de estas fabulosas especies, con la autoridad con que hablo sobre bandas musicales. Hasta entonces, deben de conformarse con lo que ofrezco. Esta primera es de Sting, quien fue el líder y vocalista de The Police, junto con quíen cosechó bastantes éxitos. Al desintegrarse la banda, Sting permaneció en el mapa, consigueindo varios éxitos como solista. The Dream of Blue Turtles fue su debut como solista, y es considerado por muchos, como su mejor trabajo. La "title track" es un break instrumental bastante alegre:
 Sting - The Dream of Blue Turtles

 Pues me fui al Sur, la zona más árida y caliente del país, esperando hacer nada más que convivir con mis colegas, pero llegó la noche, y tras haber caminado no más de 100 metros, logramos divisar una tortuga golfina. Ya con esa sola tortuga, mis expectativas quedaron superadas. La tortuga golfina o Lepidochelys olivacea mide unos 70 cm, más grande de lo que esperaba. Es en realidad un animal majestuoso, lo ves y te da tranquilidad, sin embargo, tranquilidad era lo que menos había esa noche, pues minutos antes había empezado una terrible tormenta, la cual mojó toda la tierra e hizo que la marea subiera más de lo esperado. Fueron varios los factores, por los que finalmente, la tortuga decidió no poner los huevos en ese momento y regresó al mar.

Siendo de noche, y con tormenta, me fue imposible fotografiar a la tortuga, así que he tenido que recurrir a Google Images.

Por lo que nos contaron los pobladores de la región, quienes participan recolectando los huevos para su conservación, la tortuga necesita que la arena este seca para poder hacer su nido en ella, y con la marea alta les era difícil. Aún así, caminamos un poco más y nos encontramos con un nido de tortugas, de donde se extrajeron 111 huevos. En honor a esa marea, compartiré esta canción con ustedes. Es muy probable que hayan escuchado la version que hizo Blondie en los 80s, pero esta es la versión original de los 60s a cargo de Los Paragons:
  The Paragons - The Tide Is High


 Lo cierto es que no volvi a ver una tortuga durante el resto de ese día y la noche siguiente, y también que aún estando entre amigos, es muy difícil hacer que pase un día entero bajo ese insolente clima. Aunque los lugareños les diran lo contrario, lo cierto es que la playa de Punta Ratón es relativamente insignificante, cuando se compara con otros lugares de anidamiento de la región, como los son las playas de Nancite y Ostional en Costa Rica, Chacocente y La Flor en Nicaragua y Playa Escobilla en Oaxaca, México, lugares donde las tortugas llegan en millones.

 Se dice que la carne de esta tortuga no es nada apetitosa, y que la razón por la que les interesa a los humanos, es más por el comercio de sus huevos. Esto es bastante interesante, más por como se ha manejado en varios países que buscan regular o parar el comercio de estos. A primera vista podría parecer que el solo hecho de comerse un huevo de este animal es un acto de crueldad, sin embargo, la mayoría de huevos de tortugas no llegan a eclosionar, debido a que las playas resultan insuficientes, y que algunas tortugas buscan cavar en el mismo lugar que alguna de sus compañeras, destruyendo así parte del nido de estas. Los huevos putrefactos fácilmente pueden arruinar el resto del nido, por lo cual, en algunos países, se le permite a los pescadores que recojan los huevos durante las primeras horas después de la veda. Sin embargo, esto se hace bajo control, y se mantiene el precio de este "alimento", a precios bastantes bajos. 

En el caso de Punta Ratón, los huevos son recolectados y llevados a un centro de protección, donde se cavan nidos especiales. Tras unos 45 días, las crías finalmente comenzaran a nacer, e iran a las aguas poco profundas, a unos 100 kms de la costa, donde permanecen la mayor parte de sus vidas. Para aprender un poco más de este maravilloso animal, les recomiendo leer esta página. Yo por ahora me despido, dejandolos con una canción de Caifanes, en la cual el cantante Saúl Hernández, le pregunta a una tortuga de porque regresa a la playa, de porque no mejor se queda allá en el mar, donde no hay humanos:
  Caifanes - Tortuga

No hay comentarios: