miércoles, 15 de junio de 2011

Los monos del artico quieren que lo chupes



Llevaré cerca de dos seamnas escuchando a Arctic Monkeys, sus cuatro discos y creo que puedo decir con certeza que son una banda bastante promedio. Si bien en su catalogo se encuentran canciones de alta calidad, clásicos de la música moderna como I Bet That You Look Good on the Dancefloor o Fluorescent Adolescent, la banda no llega a ser tan constante a lo largo de un disco de longitud. Los monos son una banda que en serio desearìa poder disfrutar más. Un amigo los ama, otra chica que conozco piensa que son geniales, yo en lo personal, procuro callarme cuando hablan al respecto.

Arctic Monkeys - I Bet That You Look Good on the Dancefloor (2005)


Arctic Monkeys se formaron en Sheffield, una de las más grandes ciudades de Inglaterra, que sin embargo, no tiene nada de especial. Soprenderá a muchos que Liverpool, Newcastle, Shrewsbury y Sheffield sean los unicos 4 lugares que este servido conoce de Inglaterra. SIn embargo, es probable que algo haya en el agua que ahí beben, pues esa ciudad ha producido artistas como Human League, Def Leppard, Joe Cocker y principalmente, la banda de Britpop de los años 90, Pulp. A esto se le suma que de ahi viene la muy influyente disquera Warp. Los Arctic Monkeys empezaron a tocar ahí, crearon bulla, y de la noche a la mañana eran los nuevos queridos de la revista National Music Express, mejor conocido como NME. Esta alianza, y gracias a los nuevos medios (su página de MySpace recibía miles de visitas diarias, sin que la banda supiese de su existencia), ayudarin a que sacaran una serie de EPs que culminarían con el disco Whatever People Say I Am, That's What I'm Not de 2006. Él que es considerado por sus fans y críticos como el mejor trabajo de estos. Claramente los monos se burlaban de la prensa y de las expectativas que podían crear, de la misma forma que The Strokes lo había hecho en 2001 con su Is This It? A decir verdad, estos dos discos son bastantes parecidos, ambas bandas sacaron su debut con 5 años de diferencia, pero en un momento en que el medio ocupaba de más guitarras. WPSIATWIN es exactamente eso, un disco de guitarras, rápido, con pocos espacios para respirar, con buenos riffs, sin exagerar las técnicas de producción y con una presencia notable del bajo y la batería. A esto se le agregaba los títulos largos de las canciones, tan de moda en aquellos años, y letras perspicaces y cómicas de Alex Turner, esto último separo a la banda de todos los demás. WPSIATWIN se podía oír como un disco semi-conceptual, un disco sobre una noche de locura adolescente, un American Graffitti o Dazed and COnfused de la década pasada.

Arctic Monkeys - Cornerstone (2009)


Luego vino Favourite Worst Nightmare en 2007, un disco poderoso, un poco más pesado, pero para variar, Alex Turner dejaba de gritar y de hecho cantaba en un par de canciones. Sin embargo, para su disco de 2009, la banda casi decidió reinventarse, y si no fue así, pues de igual forma lo consiguieron con la ayuda de Josh Homme de Queens of the Stone Age como productor, quien inyectó en la banda bastante del sonido Stoner Rock por el que se le conoce. En aquel momento probablemente por la decepción que sentí de sus primeros dos trabajos discograficos, o por la sugestión de haber leído un artículo sobre la banda que preparó la revista Mojo, pero me atreví a calificar a Humbug, como el mejor disco de la banda, ya que este funcionaba como álbum y que no dependía tanto de los one liners de Turner.

Ahora que he revisitado la discografía compleata antes de escribir este artículo, pues me he dado cuenta de que Humbug es difícil de digerir, difícil de escuchar, draggea bastante y que es poco memorable, y que probablemente necesitaba más de lo que hizo saltar a mis amigos en los primeros dos discos. En Humbug escuchamos una banda completamente diferente, más QOTSA que Arctic Monkeys. Para su más reciente disco, los monos sacaron a Homme de la silla de productor (aunque este aparece proveyendo vocales de fondo en una pista), y regresaron a trabajar con el productor de su segundo disco, James Ford. Si bien puede que los Arctic Monkeys no vayan a recuperar el éxito comercial alcanzado con su debut (WPSIATWIN es aún el disco debut más vendido en el Reino Unido, un gran logro en esta era de piratería), este hecho no parece importarles mucho. Ellos han evolucionado, y no se le puede criticar a una banda por innovar y jugar con su sonido en formas nuevas. Suck It and See incluso ha sido censurado en los Estados Unidos, por su potencialmente ofensivo título, que en realidad es slang inglés para decir "chequealo y decime", lo cual prueba que el estrellato nunca ha sido lo que Alex Turner y compañía han ansiado.

Arctic Monkeys - Don't Sit Down 'Cause I've Moved Your Chair


Por supuesto que Suck It and See es más parecido a Humbug que a los primeros dos discos, lo cual muestra que la banda ha apreciado el sonido que crearon en su disco anterior, y han seguido en esa dirección. Sin duda que Suck It es hasta ahora, el mejor disco de Arctic Monkeys, aunque este debe verse como la suma de todas sus partes. Tal como su antecesor, aquí el sonido de la banda es más sludgy, y hasta momentos que podrían sonar como los primeros álbumes son completamente distintos cuando se le agrega una densa atmosfera. Los standouts son el opener She's Thunderstorms, The Hellcat Spangled Shalalala y That's Where You're Wrong, sin embargo, es evidente que ninguna de estas canciones pasará a estar entre las mejores de la década, y lo más seguro es que los que disfrutaron de los dos primeros discos, no vayan a estar de acuerdo conmigo que este es su mejor trabajo, pero hay que afrontarlo, a pesar de que la banda nada más lleve 5-6 años de carrera, han sacado 4 álbumes y han crecido evidentemente. Es seguro que Arctic Monkeys seguiran dando de que hablar en lo que queda de esta joven década.



DISCO

No hay comentarios: