jueves, 31 de mayo de 2012

Falling Slowly: Glen Hansard & Marketa Irglova

Si bien es cierto que la razón principal por la cual una persona tiene un blog y lo mantiene activo, es simplemente para desahogarse, porque necesita un espacio para decir las cosas en alto, donde cualquiera las pueda ver, aunque nada garantice que alguien lo haga. Debo decir que no escribo en mi blog para conseguir miles de visitas, sino porque en realidad disfruto el "rant" sobre música y compartir mis gustos, y con una persona que llegué y encuentre algo que le guste, mi trabajo ha valido la pena.

Hoy en día, me he despertado pensando en probar otra vez en tener mi podcast, cosa en la que he desistido despues de un par de episodios anteriormente; la última vez me vi obligado a formatear la computadora a medio programa y eso fue suficiente para que abandonara el proyecto. En este momento, el camino que tomará mi blog en los próximos días, será simplemente el de compartir con ustedes los discos que me encuentro escuchando. Hago esto, porque me doy cuenta que "bajar discos" es la principal razón por la que un usuario llega y sigue un blog. Además que veo que mis uploads de Pinkerton, Dark Side of the Moon y Astral Weeks han sido relativamente populares, y lo cierto es que desde SOPA/PIPA y la muerte de Megaupload, se ha vuelto más difícil el conseguir la música que uno quiere escuchar.

En los próximos días seguiré compartiendo con ustedes mis discos favoritos, pero para el día de hoy tengo preparado un disco que si bien se encuentra en la lista, se encuentra varias posiciones atrás. Este disco corre a cargo de un dueto conocido como The Swell Season, compuesto por Glen Hansard, cantante irlandés de la banda The Frames, y su novia de aquel entonces, Marketa Irglova, de origen checo. Juntos, Hansard e Irglova ya llevan tres discos como The Swell Season y la película independiente Once, que terminó convirtiendosé en un gran éxito, que inclusive llevo al dueto a ganar un Oscar por mejor canción original por Falling Slowly. Permitanme recomendarles la película, la cual volví a ver ayer después de varios años. Recuerdo haberme encontrado a la directora de mi colegio en el video rental, y ella me recomendó, entre otras películas, Once, una buena historia que cualquiera que disfruté de la música le agradará. Sería hasta un par de años después que en la casa de mi tía me encontré con un disco pirateado de esta peli, la vi y me encantó, sin embargo, no había sentido tanta necesidad de volverla a ver, porque rápidamente conseguí el soundtrack, y al escucharlo, eso funciona como si se estuviera viendo la película nuevamente.

Falling Slowly


"No me gusta oír ese soundtrack" decía mi hermano, "porque uno tiene que pasar por todo ese sube y baja de emociones de la película". "Solo he visto trailers, y se ve cool" decía mi mejor amigo, "pero se mira bien cursi". Obviamente diferí con la última opinión, pues si hay algo que esta película no es, eso es ser "cursi". En realidad uno estaría equivocado al decir que esta es una película romantica, pues no lo es. Aunque, si bien es cierto, las excelentes canciones hablan de amor, el personaje de Glen está enamorado de su novia con quien cortó antes de que empezara la película, y que solamente conocemos por medio de viejos videos, y el personaje de Marketa, parece estar muy cómoda estando sola con su hija y su madre, aunque reciente que su hija crezca sin su padre/esposo, quien se quedó en la República Checa. Así que más que un musical de Broadway, la película funciona como un buen video musical, y me veo obligado a decir que la historia es tan veraz, que probablemente no funcionaría si el elemento musical no fuese parte central de la trama.

When Your Mind's Made Up


Así que esa es mi recomendación de hoy. Más que el ábum, recomiendo que vean la película, y bajar el álbum inevitablemente vendrá después. Y puedo garantizar, que si les gusta la música y han estado enamorados y/o despechados, entonces Once será de su agrado.

No hay comentarios: