viernes, 22 de octubre de 2010

The Beatles - A Day in the Life

Pues si algunos pensaban que ya me había olvidado de seguir con mis recomendaciones de canciones de los 60, o que me había desanimado por la poco respuesta de mis amigos, no se preocupen, no me molesta, a mí lo que me gusta es “rant” sobre mis artistas y canciones preferidas, y ahora que ya se viene el fin de año, pues tengo otras ideas en mi mente, pero faltan un par de meses para poder determinar cuáles fueron las mejores producciones de este año, así que para esperar seguir con la maravillosa década de los 60s. Empecé con los Beach Boys, sin duda una de las bandas más importantes de la década, y de las que más influyeron a la música, pero si hay alguna otra banda de esa década, que indiscutiblemente le gana a los hermanos Wilson, esa es sin duda, está compuesta por cuatro tipos de Liverpool, a quienes se les conoce como Los Beatles. Y es que si no saben quiénes son los Beatles, pues lo más probable es que vivan en el espacio, “Across the Universe”, pues aunque ellos solo grabaron durante de 7 años, con su último disco, Let it Be, saliendo 1970, Los Beatles siguen llenando titulares 50 años después de la llamada Beatlemanía. Musicales como Love, la película Across the Universe o el juego Rock Band The Beatles, han ayudado a que su legado permanezca, pero aunque estos no existiesen, la música de estos tipos por sí sola, sería suficiente para comprender porque muchos los llaman “la mejor banda de la historia”.

Pues si saben de The Beatles, también sabrán de la antes mencionada Beatlemanía. Chicas gritando y desmayándose, coreando las canciones y siguiendo a los miembros de la banda y tratando de saber todo sobre ellos, una verdadera obsesión. Para muchos, como es el caso de mi madre, esta es la etapa de los Beatles que más recuerdan, y las canciones de este periodo, las que más las emocionan. Pero los Beatles se cansaron de esa locura, sentían que la gente solo iba a gritar a sus conciertos, y que en realidad ni podían oír lo que ellos tocaban. Al igual vieron como artistas como los antes mencionados Beach Boys o el gran Bob Dylan no se quedaron estancados y escribían y componían sus propias canciones de formas más libres y diferentes a los primeros discos de los Beatles. La transición probablemente empezó alrededor del disco Rubber Soul, hecho después de que la banda conociera a Dylan, y compartieran sustancias e ideas, pero lo que realmente les abrió la cabeza, fue el Pet Sounds de los Beach Boys, al oír eso, John, Paul, George y Ringo se dispusieron a crear una obra superior a esa. Y pues de esta decisión surgió el Sgt. Peppers Lonely Hearts Club Band, álbum que en muchas listas, incluida una encuesta realizada por la revista Rolling Stone, se sitúa como el mejor disco de la historia de la música. No voy a entrar en controversias, pues a mi parecer, la misma banda tiene un par de discos mejores que ese, pero sin duda, Sgt. Peppers no es nada menos que genial. Si mirasen la portada del disco, se darían cuenta que los Beatles se dieron cuenta de la importancia no solo de la música, sino al igual, del empaque en que esta venia. Ya de aquí para adelante, los Beatles abandonarían los shows en vivo, y se dedicarían a hacer música, y expandir las fronteras de la música ya conocida, esta segunda etapa de los Beatles, se le conoce como su era psicodélica. Si bien el clímax de esa era debe ser el disco Magical Mystery Tour (I Am the Walrus, si quisiéramos nombrar una canción en particular), en Sgt. Peppers, los Beatles ya han encontrado ese sonido, y nunca se hace más claro (¿o acaso “oscuro” es la palabra correcta?), que en A Day in the Life. Una canción acreditada a Lennon/McCartney, y que fue escrita y cantada por ambos. La canción se divide en dos partes, en la primera John narra un accidente automovilístico, y en la segunda, Paul narra algo que vio en el periódico, una calle llena de baches en Blackburn. Pero lo genial de esta canción no está en las letras, sino en lo barroco y complejo de los sonidos, mas predominantemente, cuando terminando la canción, hay un crescendo creado por cinco pares de manos sobre tres pianos, agrandado en el estudio, hasta el punto, que si se presta atención, se pueden oír sonidos del estudios como papeles o una silla rechinante. Si es verdad que cada fan de los Beatles tiene sus canción preferida, en mi caso es For No One, una de las canciones de mas bajo perfil del disco Revolver, pero viéndolo de un punto de vista imparcial, es difícil que algo venza a A Day in the Life. ¿Qué opinan? ¿Cuál es su canción favorita de esta gran banda?



Tambien aprovecharlo a recomendarles que oigan esta gran version del ex-Yardbird Jeff Beck:

No hay comentarios: